Limeños evacuaron a las calles. (Herbert Olguín/USI)
Limeños evacuaron a las calles. (Herbert Olguín/USI)

Un fuerte sismo de 5.8 grados en la escala de Richter alarmó ayer a los limeños, desatando una masiva evacuación de edificios sobre todo. El temblor no dejó graves daños que lamentar, pero sí ocasionó –nuevamente– el colapso de las líneas de telefonía y de la Internet en la capital.

El temblor se produjo a las 3:06 pm; y duró cerca de un minuto. Su epicentro se registró en San Vicente, en Cañete, informó el Instituto Geofísico del Perú (IGP).

Minutos antes, a las 2:42 p.m., otro sismo de 4.8 grados remeció la ciudad de Tumbes.

ALGUNOS DAÑOSEn la capital, el sismo provocó la caída de las comunicaciones por cerca de 30 minutos. Esto aumentó la desesperación de la gente, que no tenía forma de comunicarse con sus familiares.

El fuerte remezón también provocó algunos desprendimientos de piedras y rocas en la Costa Verde. En la playa Los Yuyos (Barranco) se pudo notar una polvareda debido a la caída de algunas rocas pequeñas. La Policía liberó esta vía.

Vecinos de La Molina reportaron un panorama similar en el Cerro Centinela, mientras que en Chosica hubo desprendimiento de rocas.

"Estos eventos con magnitud moderada no contribuyen a liberar energía, pero sí motivan la reflexión preventiva", dijo Hernando Tavera, director del IGP.En la noche se informó que una pobladora de Mala resultó herida al caer del segundo piso de su casa por el sismo.