Formal es más barato. (Getty)
Formal es más barato. (Getty)

Con años de trabajo en el ordenamiento de la ciudad en distintos distritos de Lima, me entusiasma comprobar que en Roma tomar un taxi formal es más barato que viajar en un taxi por aplicativo.

Al tomar un taxi oficial romano con taxímetro tienes mejor precio, choferes certificados y un seguro contra accidentes para los pasajeros. Y estás menos expuesto a que, por no conocer la ciudad, te engañen. Los carros cuentan con una numeración para identificarlos además de la placa.

En Lima, esto todavía no es posible porque los taxis por aplicativo son muchísimo más baratos que los formales y tienen mejores unidades, pero además en Lima puedes tomar el servicio pool, que es una especie de colectivo que lleva más pasajeros que pasan por la misma ruta, lo que hace que el viaje salga mucho más barato.

En Roma, los taxis oficiales son blancos con un casquete en el techo y se enciende una luz verde cuando están libres. Compiten en desventaja con los informales y con los de aplicación porque, al igual que en el Perú, pagan todas las certificaciones, seguros contra accidentes y permisos. Pero, porque siempre hay un pero, tenemos un tema clave: los taxis informales usan autos lujosos, en un gran número de veces son Mercedes Benz, negros o azules, y con lunas polarizadas que impide que los pasajeros sean vistos desde afuera.

Un taxista con el que conversé me dijo que “los autos ilegales son lujosos y con la lunas negras, como los que usan los políticos…”. Los promotores de estos autos son empleados de hoteles que reciben una comisión, por supuesto, y quienes convencen a los huéspedes seduciéndolos con el argumento de que “se te verá muy importante en ese auto”, al más puro estilo del jalador de Gamarra.

Los taxis por aplicativo también son más caros y tampoco tienen permisos oficiales. Lo comprobé usando el aplicativo. Efectivamente, son mucho más caros. Lo que he constatado es que la informalidad siempre encuentra una ruta alterna para sortear la legalidad y que si el precio del formal es más barato en el caso de Roma por el control del taxímetro, perfectamente podemos seguir el ejemplo para que lo formal sea más barato que lo ilegal.

TAGS RELACIONADOS