Foto: EFE.
Foto: EFE.

Paco de Lucía,Músico españolAutor: Gonzalo Pajares.gpajares@peru21.com

Paco de Lucía está vinculado al Perú porque él se encargó de llevar el cajón peruano por el mundo… como parte del flamenco. Este 29 de octubre, a las 8 p.m., se presenta en el Gran Teatro Nacional (San Borja). Entradas: Tu Entrada (Vivanda).

¿Qué le da la música?La música es esencial en mi vida, pero, además, el flamenco es todo para mí. Sin embargo, también escucho otros estilos: soy muy abierto a toda expresión artística, a la música académica y a la popular. Pero, evidentemente, soy un hijo de la música popular.

¿Qué quiere transmitir cuando toca la guitarra?Emoción, que la gente pueda sentir emoción. Toda música que no emocione o no ha sido bien comprendida no sirve. Sin emociones, todo es más aburrido.

¿Prefiere el estudio, un recital o una reunión de amigos?Sin duda, los conciertos, por la comunicación con el público, las sensaciones que nos transmite y las que, a su vez, nosotros podemos enviar desde el escenario. Nada como la música en directo.

Dicen que internacionalizó el flamenco. ¿Qué siente que ha hecho por esta música?Dicen, ¿no? De eso no hay duda (risas), pero junto con otros muchos músicos flamencos. Ahora, en mi caso concreto, he dedicado toda mi vida a él, y todo este proceso culminó con la declaración, hace tres años, como 'Bien Inmaterial de la Humanidad' por parte de la Unesco.

¿Qué le ha dado el flamenco?Todo: es mi forma de vida y mi trabajo día a día. Para mí, el flamenco es la música más internacional del mundo.

¿Todavía tiene temor al subir a un escenario?Siempre, pues el público da mucho respeto, y someterse continuamente a su examen es un estado –de nervios y excitación– que no debe perderse nunca, sobre todo antes de salir al escenario. Después, uno debe hacer lo que sabe e intentar que el público se emocione: si uno se emociona, el público también lo hará.

Se siente un hombre sencillo, pero le dicen genio. ¿Cómo ser humilde desde el talento (o la genialidad)?Cada día uno se levanta tratando de ser los más normal y sencillo posible. Uno recuerda y sabe de dónde viene. Si esto no se olvida, no hay ningún problema: las raíces no hay que perderlas nunca.

¿Se necesita ser una buena persona para ser un buen músico?No lo sé, no lo creo.

En tiempos de crisis económica, política, ¿cuál es la misión de la música?Llenar el vacío que se produce por la falta de medios o de trabajo. La música es cultura, pero pertenece al sector del ocio y este es el primero del que prescinde la gente. Sin embargo, contribuye a llenar los continuos vacíos que se producen por la crisis y el bajón en el estado de ánimo.

Ha vivido en México. ¿Qué le da América Latina?Siempre ha sido un continente muy vivo, donde las cosas transcurren a mayor velocidad. Es un continente joven y vital, siempre me ha atraído mucho.

Vuelve después de 15 años…Hoy la información es inmediata y cuantiosa, no hay distancias. Por lo tanto, estos años no me han supuesto ninguna separación, olvido o desconocimiento de lo que aquí ocurría. Hoy, los problemas mayores no están en Latinoamérica, sino en Europa y en otras partes del mundo, así que espero encontrarla mejor que hace 15 años.

Dicen que cada instrumento expresa el sentimiento de su lugar de origen y el carácter del instrumentista. Siendo el cajón peruano y universal, ¿qué siente que expresa, por ejemplo, en la música flamenca?Como sabe, he tenido mucho que ver con la incorporación del cajón peruano en la música flamenca. Es un instrumento que, tocado para el flamenco y por los flamencos, ha tomado una tremenda difusión y ha desarrollado una técnica muy diferente a sus formas originales. Hoy no hay ningún grupo de flamenco que no lo tenga incorporado. Es cierto que se le han hecho algunas adaptaciones acústicas –como incorporar unos bordones metálicos a modo de caja de batería–, pero la verdad es que mantiene toda su esencia original: el cajón es peruano.

En una entrevista con El Comercio, afirmó que 'Caitro' Soto le vendió un cajón. Por acá se decía que Soto se lo regaló. Esa 'sutileza' ha creado polémica en estas tierras…La verdad, no es que no quiera contestar. Sin embargo, creo que no tiene importancia, pero, bueno, cada uno se quedará con su versión. Lo único importante, para mí, es que el cajón peruano es hoy mucho más conocido que antes de su incorporación a la música flamenca. Y que cada uno que se quede con su versión.

En verdad, ¿si no hubiera sido músico, sería pescador?Durante años fue mi oficio en el tiempo libre que me dejaban las giras. Era la época que vivía en Yucatán (México), pero tanto como dedicarme a pescar, en el sentido total de la palabra, no lo sé, no lo creo.

AUTOFICHA

- Durante años, en Yucatán (México), el de pescador fue mi oficio en el tiempo libre que me dejaban las giras, pero tanto como dedicarme a la pesca, no lo sé, no lo creo.

- El flamenco me lo ha dado todo, es mi forma de vida y mi trabajo día a día. El flamenco es la música más internacional del mundo.

- América Latina siempre ha sido un continente muy vivo, donde las cosas transcurren a mayor velocidad; es joven y vital, siempre me ha atraído mucho.