Hay más de 12 mil muertos. (EFE)
Hay más de 12 mil muertos. (EFE)

MANILA (Agencias).– La de-sesperación de los sobrevivientes del tifón 'Haiyan' continúa en Filipinas, tres días después de su paso devastador por el centro y el este del país, ante la escasez de alimentos y de agua potable, mientras el Gobierno declaró el estado de emergencia.

El presidente Benigno Aquino anunció el "estado nacional de calamidad" para acelerar los esfuerzos del Gobierno por llevar ayuda a los afectados por uno de los peores tifones de la historia.

La declaración les permitirá a las autoridades controlar los precios de los bienes y servicios básicos y liberar fondos de emergencia con mayor rapidez mientras esperan la llegada de la prometida ayuda internacional.

Por su parte, las Naciones Unidas advirtieron que, solo en la ciudad de Tacloban, el tifón ha dejado 10 mil muertos, mientras que 660,000 personas han tenido que dejar sus hogares por la tormenta.