FIESTA FATAL. Todo se habría desencadenado por la disputa de una cancha de fulbito del recinto. (José Caja/USI)
FIESTA FATAL. Todo se habría desencadenado por la disputa de una cancha de fulbito del recinto. (José Caja/USI)

La alegría de 25 niños que disfrutaban de una fiesta en Breña terminó en tragedia. Una gresca entre adultos convirtió el colorido recinto en el escenario de una infernal balacera que dejó un muerto y dos heridos. En medio del pánico de los pequeños, la Policía detuvo a 17 personas. Hasta el cierre de esta edición no se había detenido al homicida.

El hecho se produjo el último sábado en un local de eventos –donde también se alquila canchas sintéticas de fulbito– ubicado en la avenida España 645, a pocas cuadras de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía (Dirincri).

Desde las 5:00 p.m., una pequeña festejaba sus 5 años junto con sus amigos, de la misma edad, del colegio Albert Einstein de Jesús María.

La tranquilidad se quebró abruptamente a las 9:05 p.m., cuando un grupo de personas –ajenas a la fiesta– llegó al lugar. Ellas habrían alquilado previamente una cancha de fulbito.

Según testigos del hecho, los organizadores de la matiné se negaron a abandonar el predio. Es así como se produjo un enfrentamiento verbal y, posteriormente, físico.

"Las cosas llegaron a mayores y, de pronto, sonó un disparo. Minutos después se escuchó otra ráfaga de cuatro tiros. Quienes dispararon fueron los de la fiesta", relató a Perú21 una vecina de la zona.

Ante la llegada de los agentes –y en medio del pánico de los niños–, los atacantes se atrincheraron en el inmueble y no permitieron que las personas salieran del mismo.

TIRO EN LA CABEZAEn el frontis del recinto, la Policía halló el cuerpo de Rubén Salas Espinoza (38) con un tiro en la cabeza. Él fue trasladado a la Clínica Internacional, pero murió minutos después.

Otros dos sujetos resultaron heridos.

SABÍA QUE

- Efectivos de la Dirincri detuvieron a 17 personas, a las que se les practicó la prueba de absorción atómica.

- Dieciséis de ellas fueron liberadas ayer. Solo se retuvo a José García Rodríguez, pero por el cargo de tenencia ilegal de armas.

- Miguel Facundo, abogado de la familia de la víctima, dijo que el presunto asesino sería un alto oficial de la Policía. Sin embargo, no lo identificó.