(AP)
(AP)

Será extraño volver a ver un partido del Manchester United sin él. Sin ese viejo gruñón con cara de pocos amigos. El hombre del invariable chicle en la boca, que saltaba con cada gol sin importarle el marcapasos que lleva en su corazón, no estará más en el banco. Old Trafford será distinto sin él. Alex Ferguson dejará el Manchester United luego de casi 27 años como DT y 38 trofeos.

"Pensé bastante la decisión de retirarme, no la tomé a la ligera. Es el momento adecuado", dijo el escocés, de 71 años, en un comunicado. Ese técnico que combinaba cariño con disciplina. Que podía arrojarle un chimpún a David Beckham y ser casi un padre para el 'Chicharito' Hernández. Que mandaba a Vidic a marcar a punta de gritos y que abrazaba con ternura a Cristiano Ronaldo.

Ferguson llegó al Manchester United el 6 de noviembre de 1986, en reemplazo de Ron Atkinson. Se encontró con jugadores relajados y borrachos, como Paul McGrath y Brian Robson. Su método de trabajo no cayó bien y hasta la prensa pidió su salida en su tercera temporada. Ferguson les contestó ganando la Recopa de 1991 ante el Barcelona de Cruyff. Con Ryan Giggs y Eric Cantona rompió con 26 años sin alzar una liga. Después fue el turno de los jóvenes David Beckham, Paul Scholes, Gary y Phil Neville, y Nicky Butt. Con ellos, y los letales Dwight Yorke y Andy Cole, llegó el triplete de 1999: Liga, Copa FA y Champions.

A mediados de 2000 llegaron Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney. Los dos la 'rompieron'. Célebres también fueron sus discusiones con otros entrenadores, como Kevin Keagan, Arsene Wenger y 'Rafa' Benítez, pero los títulos siguieron.

Ferguson comunicó ayer su decisión al plantel. Después se echó a llorar al despedirse del personal de Old Trafford. Fue aplaudido y abrazado sin límite. Luego volvió al trabajo.

En las próximas horas, el club anunciará a su sustituto. Han sonado Mourinho, Klopp y Heynckes. Pero el que aparece con más chance es David Moyes (50), escocés como él, que lleva 11 años en el Everton. No obstante, algo está claro: como Sir Alex no habrá igual.