Iván Márquez, jefe negociador. (AP)
Iván Márquez, jefe negociador. (AP)

LA HABANA (Reuters).– Las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos dijeron que permanecerán en la mesa de conversaciones hasta alcanzar la paz, pero el grupo guerrillero reiteró su rechazo a la propuesta de someter a un referendo el eventual acuerdo para acabar con medio siglo de conflicto armado en Colombia.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el equipo de Gobierno reanudaron ayer las conversaciones tras una inesperada interrupción el viernes, cuando el grupo rebelde pidió una "pausa" para analizar la propuesta de Santos al Congreso de efectuar un referendo en el 2014.

De otro lado, el Ejército de Colombia descubrió un campamento subterráneo de las FARC –con capacidad para albergar a 160 guerrilleros– en el departamento de Meta (centro-este).

Según las fuerzas de seguridad, el campamento tenía una plaza de reuniones, zonas de instrucción y nueve explosivos de alto alcance.