Martín Vizcarra afirmó que es "necesario" un diálogo entre PPK y Keiko Fujimori. (Atoq Ramon)
Martín Vizcarra afirmó que es "necesario" un diálogo entre PPK y Keiko Fujimori. (Atoq Ramon)

La aprobación del presidente Martín Vizcarra sigue, como era previsible, a la baja: 47%. Eso es una caída de 10 puntos porcentuales desde el 57% que reportara Ipsos a mediados de abril y de 7 puntos desde el 54% registrado por GfK a finales del mismo mes. Con los notables del Poder Ejecutivo pasa más o menos lo mismo: la aprobación del premier Villanueva cae a 24% y su gabinete a 20% (7 puntos menos que en abril).

Es bajísimo para un equipo con menos de tres meses a cargo de las cosas, pero aun con eso, esa es la cara amable: el porcentaje de encuestados que no tenía una opinión respecto a esta administración está decantando hacia la desaprobación, que crece rampante. El ‘No sabe/No opina’ sobre el desempeño de Vizcarra cayó de 25% a 19% mientras que la desaprobación creció de 23% a 34% para el presidente. ¡Once puntos!

¿Qué quiere la ciudadanía? Lo de siempre más algunas cosas que aparecen cuando la economía se desacelera: lucha contra la corrupción (46%), más y mejor educación (42%), salud (35%) y seguridad ciudadana (36%), más puestos de trabajo (41%) y reactivación de la economía (29%). Negociar con el fujimorismo se ubica muy abajo en la prioridad de las personas: 7%.

Quizás Vizcarra ha subestimado el peso de la piedra que se puso al cuello al decidir mantener una relación demasiado cordial con Fuerza Popular: el Congreso tiene una aprobación de solo 16% (solo uno de cada seis lo aprueba), Keiko de 21%, y un 76% cree que la comisión Lava Jato, presidida por el fujimorismo, protege a ciertos personajes y despilfarra el dinero (57%).

O Vizcarra ha sobreestimado su capacidad de obtener resultados para construir algo de legitimidad o todavía no empieza. Que se apure.