Naturaleza

“A la mitad del trayecto, donde se formaban los remolinos, el escorpión levantó su aguijón y picó a la rana que, inmediatamente, empezó a hundirse. Mientras la rana luchaba inútilmente por su vida...”.

Fábula

Fábula

Naturaleza. (Composición)

Composición

Luis Davelouis
Luis Davelouis

Había una vez una rana sentada en la orilla de un río, cuando un escorpión se le acercó y le dijo:

—Amiga rana, ¿puedes llevarme sobre tu espalda a la otra orilla del río?
—¿Sobre mi espalda? —contestó la rana— ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo a mi espalda, sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Así que no, no puede ser.
—No seas tonta —le respondió entonces el escorpión—. ¿No ves que si te pico, te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?
Después de pensárselo un buen rato, la rana se dijo a sí misma:
—Si este escorpión me pica a mitad del río, nos ahogamos los dos. No creo que sea tan tonto.
Y entonces le dijo al escorpión:
—Lo he estado pensando y te voy a ayudar a cruzar el río.
El escorpión trepó sobre la espalda reluciente y resbalosa de la rana y empezaron, juntos, a cruzar el río.
A la mitad del trayecto, donde se formaban los remolinos, el escorpión levantó su aguijón y picó a la rana que, inmediatamente, empezó a hundirse. Mientras la rana luchaba inútilmente por su vida y veía ahogarse al escorpión, le preguntó:
—No entiendo… ¿Por qué lo has hecho? Tú también vas a morir.
Desolado, el escorpión le respondió:
—Lo siento, ranita. No pude evitarlo. No puedo no ser quien soy, es mi naturaleza.
Poco después desaparecieron los dos, el escorpión y la rana, bajo de las aguas del río.

(Esta historia anónima aparentemente data de mediados de la década de 1950).

Así, como para niño de 9 años, señor presidente: nos vamos a hundir todos.

Tags Relacionados:

PPK

Rana y el escorpión

Leer comentarios ( )

Ir a portada