Módulos Temas Día

Aumentar Keiko para 500

“Desde que tomó el caso Fujimori, Pérez Gómez ha denunciado haber recibido amenazas de muerte y acoso policial. De hecho, a raíz de estos hechos el fiscal cuenta hoy con resguardo... policial”.

Odebrecht:

Caso Odebrecht: Congresistas de Fuerza Popular y APRA no le temen a descargos de Marcelo Odebrecht. (EFE)

Caso Odebrecht: Congresistas de Fuerza Popular y APRA no le temen a descargos de Marcelo Odebrecht. (EFE)

Luis Davelouis
Luis Davelouis

Si todo sigue como lo planeado, en una semana –esto es, el 9 de noviembre– el fiscal de lavado de activos José Domingo Pérez Gómez, encargado de investigar a Keiko Fujimori, entrevistará a Marcelo Odebrecht y le pedirá que profundice en la explicación de la frase “aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita” que aparecía en su celular al momento de su captura. ¿Quién sabe? Quizás es otra Keiko, así como AG podría ser Abelardo Gutiérrez (Tongo) o, en todo caso, “algún gordo” cualquiera.

El mismo 9 a las 10 a.m., Pérez Gómez ha citado a Keiko Fujimori por el mismo caso. Como el fiscal estará en Brasil, tal vez sus adjuntos se harán cargo. No se espera reedición de la comisión Lava Jato.

Desde que tomó el caso Fujimori, Pérez Gómez ha denunciado haber recibido amenazas de muerte y acoso policial. De hecho, a raíz de esto, el fiscal cuenta hoy con resguardo… policial. Ejem.

Pérez Gómez también denunció que el fiscal superior Alonso Peña Cabrera le dijo hasta en dos ocasiones que a Odebrecht solo podía hacerle preguntas sobre Keiko, pero no sobre Alan García. Peña Cabrera es el encargado de la Fiscalía para la cooperación internacional y coordina con las autoridades brasileñas Lava Jato y Odebrecht. Mira tú.

Estamos a una semana de que, finalmente, alguien le pregunte a Odebrecht sobre Alan y Keiko y a Keiko sobre lo mismo en un espacio que no sea como su jardín. Seguramente, Odebrecht dirá mucho, pero volverá a señalar a Barata para los detalles. Y Barata en el Perú está bloqueado por los mismos fiscales que no quisieron preguntarle a Odebrecht ni por Alan ni por Keiko.

Ahora, ¿vamos a seguir ocupándonos de la imposible pena de muerte o volvemos a la China Tudela?

Leer comentarios ( )