notitle
notitle

Alfonso Grados,Opina.21agrados@infonegocio.net.pe

Sergio Markarián reconfirmó que no sigue al no lograr la meta para la cual vino: clasificar al Mundial. Debe pesar en su decisión el desgaste vivido ante la imposibilidad de la Selección de sostener el tramo final de la Clasificatoria. Más allá de la desazón por esta nueva eliminación, reconozcamos en Sergio una tarea comprometida y apasionada, la cual se topó con las limitaciones de nuestro pobre mundillo futbolístico. Tuvo errores puntuales que se magnificaron, pero trabajó sin pausa con su comando técnico para conseguir los objetivos, no escatimando esfuerzo para extraer lo mejor de nuestro débil equipo. Conozco a Sergio hace dos décadas y he vivido de cerca la responsabilidad con la que enfoca su trabajo. Es un líder honesto y bien formado, hombre culto y de fe, analítico y organizado. Su carácter puede traicionarlo, pero su capacidad y experiencia lo ubican entre los mejores DT's del continente. El no haber encontrado en nuestro medio la materia prima y la voluntad de cambio para potenciar su gestión nos golpea, pues costará mucho acceder a otro técnico de su nivel. Mucha suerte Sergio, quienes te estimamos confiamos que pronto encontrarás nuevos y alentadores retos para demostrar tu valía; no dudes que (aunque muchos lo nieguen) aquí te extrañaremos y mucho.