(Joseph Ángeles/USI)
(Joseph Ángeles/USI)

Un difícil momento atraviesa el conductor de Amor, amor, amor, Rodrigo González 'Peluchín', por la extraña muerte de su padre, el empresario Carlos González, quien ayer falleció de un probable paro cardiaco en el hotel turístico que administraba en el distrito El Sauce, en Tarapoto, según contaron varios testigos.

Sin embargo, el fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, señaló que el progenitor de 'Peluchín' podría haber sido envenenado con una sustancia tóxica. "Al parecer, la muerte no fue por causas naturales. Él gozaba de buena salud. Ha habido una devolución de alimentos (vómito), y es allí donde se ha podido identificar un posible elemento químico que nos podría llevar a la presunción de que hubo un envenenamiento. No se puede determinar aún. Se debe esperar los resultados de la autopsia", declaró Peláez a Radioprogramas del Perú.

Como se recuerda, semanas atrás, el empresario denunció que era víctima de extorsiones por parte de peligrosos delincuentes de Tarapoto. "No hay que llenar las cárceles, hay que llenar cementerios con delincuentes", dijo indignado.

Sin embargo, Rodrigo González tuiteó anoche: "Quiero agradecer las muestras de cariño por la inesperada pérdida de mi padre. El certificado de autopsia indica que él murió de un infarto".