Toledo presentó documentos, pero al final se los llevó consigo. “Eso fue una burla total”, dijo Mauricio Mulder. (M. Pauca)
Toledo presentó documentos, pero al final se los llevó consigo. “Eso fue una burla total”, dijo Mauricio Mulder. (M. Pauca)

Lejos de disipar por completo las dudas respecto de las sospechosas adquisiciones inmobiliarias a nombre de su suegra Eva Fernenbug, el exmandatario Alejandro Toledo terminó por convertir su presentación ante la Comisión de Fiscalización del Congreso en acto político y en burla.

Toledo llegó a la sede del Legislativo a las 9 y 25 de la mañana, treinta minutos antes de la hora a la que fue citado, algo inusual en el exgobernante que durante su régimen hizo que se acuñara la expresión 'hora Cabana' por su conocida impuntualidad. Un contingente de seguridad del Estado le brindó resguardo, quizás por aliado del gobierno.

En el interior del hemiciclo, 43 congresistas lo aguardaban para iniciar la ronda de preguntas.

A las 10:10 horas, Toledo comenzó su exposición y durante 17 minutos trató de desvirtuar las acusaciones en su contra que presuntamente lo vinculan con las oscuras compras de dos propiedades por parte de su suegra, operaciones por las cuales desembolsó en conjunto casi US$5 millones. "No soy propietario ni he participado en esas adquisiciones. Los fondos son de origen lícito", manifestó.

En referencia a las distintas contradicciones que dio sobre el caso, afirmó: "Tal vez cometí un error político. Pero una cosa es equivocarse y otra ser corrupto, y yo no lo soy".

Negó que posea inmuebles en Estados Unidos, Israel y República Dominicana, versiones que circularon en los últimos días.

RESPUESTAS A MEDIASLuego, empezó el turno de los legisladores presentes, que durante tres horas plantearon interrogantes de diverso calibre al líder de PP. La mayoría de las preguntas giraron en torno a las versiones contradictorias brindadas por Toledo en diferentes entrevistas periodísticas, o declaraciones desmentidas por hechos o documentos revelados por la prensa.

Sentado al lado del congresista Gustavo Rondón, titular del referido grupo de trabajo parlamentario, Alejandro Toledo tomaba apuntes de cada interrogante. Después de escuchar el cuestionario, volvió a intervenir a las 13:30 horas. Pero contestó lo que quiso.

En su alocución, Toledo anunció que había postergado nuevamente su retorno a EE.UU. para responder todas las preguntas y que ya no viajaría a las 14:00 horas de ayer sino en la madrugada de hoy. Lo hizo, en verdad, presionado por la exhortación que le hizo Juan José Díaz Dios.

"No he participado en las compras con ningún centavo, ni tuve que ver con la fundación de la firma costarricense Ecoteva. El empresario Joseph Maiman puso una garantía de US$20 millones", retrucó e indicó que la compra de la mansión por US$3.75 millones, "se hizo a través de transacciones financieras limpias, se hizo de banco a banco, las cuales están registradas". El fundador de Perú Posible repitió el argumento de que la compañía Ecoteva le "prestó" más de US$3 millones a Eva Fernenbug. Y que el origen de esa suma es un crédito de Scotiabank de Costa Rica avalado por su amigo Maiman.

Toledo adujo que ese préstamo fue respaldado por la hipoteca de la residencia limeña, pero en la capital costarricense, la cual "está en trámite" en el Perú. Quizás lo único revelador de su presentación de ayer fue que, "como economista", ayudó a Maiman en otros países aunque no precisó en qué consistió dicha ayuda.

Sobre sus dos viajes a Costa Rica donde se creó Ecoteva, el exgobernante solo contestó respecto al que hizo en noviembre, cuando dio una conferencia, pero no dijo nada sobre el viaje de enero, cuando se formó Ecoteva. Tampoco dijo nada sobre la declaración de Pedro Silva Chueca, en el sentido de que fue el propio Toledo el que se interesó por la lujosa oficina de Surco.

Al salir del Congreso, a las 14:30 horas, como si hubiera salido airoso de las preguntas, repartió besos y flores subido en un carro con techo abierto y frente a una 'portátil' de 40 partidarios.

DATOS

- El expresidente Toledo negó una y otra vez que él haya tenido participación en la creación de Ecoteva. "Si me prueban que yo he constituido una empresa en Costa Rica, me retiro de la política", dijo.

- Otra vez se queda sin piso. A pesar de que Alejandro Toledo adujo que Costa Rica no es un paraíso fiscal, ayer se conoció que el gobierno francés incluyó a esa nación centroamericana en la lista de países que tienen esa condición.

SE LLEVÓ SUS PRUEBAS. Toledo presentó documentos, pero al final se los llevó consigo. "Eso fue una burla total", dijo Mauricio Mulder. (M. Pauca))