Se agravan tensiones internas. (Reuters)
Se agravan tensiones internas. (Reuters)

FALUYA (AFP).– Más de 13,000 familias huyeron en los últimos días de la ciudad iraquí de Faluya, controlada por hombres armados y escenario de combates y bombardeos.

Los combatientes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), un grupo vinculado a Al Qaeda, y miembros de tribus hostiles al gobierno se hicieron con el control en los últimos días de Faluya y de diversos barrios de Ramadi, dos localidades de la provincia de mayoría sunita Al Anbar, fronteriza con Siria.

"La mayoría vive ahora en colegios, edificios públicos y en casa de familiares" de otras localidades, declaró un responsable de la ONG, Mohamed al Juzaie, y precisó que la Media Luna Roja ayudó a más de 8,000 familias en los últimos tres días en Al Anbar.

La violencia, que estalló el 30 de diciembre tras el desalojo de un campamento de sunitas que protestaban contra el gobierno, causó más de 250 muertos, según fuentes médicas y oficiales.