Ceramio de la cultura Lambayeque. (Fabiola Valle)
Ceramio de la cultura Lambayeque. (Fabiola Valle)

FABIOLA VALLEfvalle@peru21.com

Unas 40 piezas de cobre y cerámica que fueron halladas durante la intervención de emergencia realizada a fines del año 2009, en el complejo arqueológico El Chorro, en Pomalca, se exhibirán a partir del 15 de enero en el Museo Tumbas Reales de Sipán, según anunció el director del referido recinto, Walter Alva.

El arqueólogo explicó que los vestigios, que tienen una antigüedad de más de 300 años antes de Cristo, constituyen las primeras herramientas, armas y ornamentos de cobre que existieron en el norte.

Entre las piezas de cobre macizo hay placas acampanuladas y un objeto semilunar decorado con figuras de aves y otros grabados. También hay finos objetos trabajados en cobre dorado, los cuales se consideran los antecesores de las joyas del Señor de Sipán.

"La intervención nos ha permitido recuperar importantes testimonios de una de las épocas menos conocida de la arqueología peruana, la cual tuvo grandes cambios en la sociedad. Es una época oscura, difícil de interpretar, en la que hubo presencia de culturas como Vicús, Salinar, Lambayeque y Virú. Además, se presentó un decaimiento del arte y la cerámica, pero el cobre tomó mayor fuerza", manifestó Alva.

El especialista agregó que durante las excavaciones en El Chorro también se halló 12 tumbas, cuatro de las cuales pertenecen a la cultura Lambayeque y el resto a una cultura transicional con influencia Vicús. "Las primeras presentan los cuerpos enfardelados, colocados en posición extendida y acompañados de ofrendas, como adornos personales de cobre. También hay vasijas de cerámica, mates, calabazas y copos de algodón", detalló.

Además, se han encontrado mantos de algodón de altísima calidad pertenecientes a la cultura Lambayeque.

Todos los hallazgos indican que en el sitio se realizaban ceremonias de culto a los muertos debido al alto porcentaje de tumbas que alberga el lugar y que hasta fueron trasladadas de otros yacimientos.

DATOS

- Walter Alva explicó que en octubre del año 2009 se constató el saqueo violento y progresivo de la zona de El Chorro, en Pomalca. Por eso se dispuso la inmediata intervención en el área y se colocaron dos guardianes para salvaguardar la integridad del lugar.