(Difusión)
(Difusión)

No puede con su genio. Pese a que Bolivia se alejó más del Mundial, el presidente Evo Morales bajó hasta el camarín argentino para entregarle un presente a Lionel Messi.

El mandatario, que había sido criticado por los mismos seleccionados de su país tras anunciar su intención de condecorar a la 'Pulga', le obsequió un poncho andino y otros presentes al crack del Barcelona, quien le retribuyó regalándole su camiseta. "Messi es un gran ser humano y tiene mucha amistad y solidaridad con Bolivia", enfatizó Evo.

"Es un orgullo que un presidente de un país se me haya acercado", sostuvo Messi.