BAJO ROCAS. Las entradas de los dos túneles están bloqueadas por enormes piedras. (Ángel Arroyo)
BAJO ROCAS. Las entradas de los dos túneles están bloqueadas por enormes piedras. (Ángel Arroyo)

En febrero de 2011, la caída de rocas en uno de los dos túneles que unirán San Juan de Lurigancho con el Rímac obligó a la Alcaldía de Lima a paralizar esta obra por más de dos años. En ese lapso, se hicieron "estudios y evaluaciones" para que esto no vuelva a ocurrir. Sin embargo, el domingo un derrumbe afectó –por segunda vez– esta obra vial.

"Las fallas geológicas siempre van a estar presentes en los cerros. El asunto es detectarlas a tiempo. No pudimos evitar esta eventualidad porque solo hicimos estudios, mas no obras (de prevención)", reconoció a Perú21 el titular de Emape, Álvaro Espinoza, que evitó indicar cuánto se gastó en dichas evaluaciones, que de nada sirvieron para evitar el desplome.

Refirió que la consultora española contratada para este tema recomendó que se reforzaran los taludes y la bóveda de los túneles, lo que se planeaba hacer al reiniciar los trabajos. "Estas mejoras están incluidas en el presupuesto de S/.70 millones de la nueva obra", dijo.

Según Espinoza, la caída de 800 metros cúbicos de rocas, ocurrida el domingo, solo afectó el ingreso al túnel Santa Rosa: "no no va a generar ningún retraso, ni costos adicionales".

Aseguró que la construcción de los viaductos se retomará en junio y, a partir de ahí, el consorcio Túneles Viales tiene 18 meses para terminarlos.

IN RESPONSABLESEspinoza aseveró que este derrumbe "se debió a una falla geológica no detectada en el expediente técnico que se elaboró en la anterior gestión municipal". El exasesor vial de la comuna Armando Molina dijo que es "preocupante e indignante que –teniendo la actual administración más de dos años en el cargo– no asuma sus errores".

SABÍA QUE

- Álvaro Espinoza, de Emape, aseguró que en la segunda semana de mayo estará listo el puente provisional en la Av. Universitaria. "Estamos avanzando con la demolición del tablero, que es un trabajo que se hace con calma por el caudal del río Rímac", dijo.

- No obstante, los vecinos de la zona denunciaron que los obreros abandonaron los trabajos. Ellos exigen mayor rapidez debido al caos vehicular que se genera en ese sector.