notitle
notitle

1. Hay que organizarse. Rafael Del Busto, psicólogo de la Universidad Católica Sedes Sapientiae, sugiere tener una agenda y planificar los eventos de la semana. Ver el futuro en papel ayuda a aclarar el panorama.

2. No se comprometa con cosas que exceden sus posibilidades. "Los padres se endeudan por la presión social que implica comprar determinado panetón, champagne o adorno navideño", precisa Del Busto. Hay que ser realista.

3. Tener mano firme con los niños. "Los problemas aparecen cuando los padres preguntan a los niños qué quieren de regalo. Hay que saber negarse si no estamos en condiciones de comprarlo", dice el psicólogo.

4. Haga ejercicio. Mínimo una media hora diaria. Aliméntese sanamente. Evite las bebidas gaseosas o muy azucaradas. Duerma temprano. Tome una siesta breve durante el día si es posible. Todo esto ayuda mucho.

5. Finalmente, recuerde que Navidad y Año Nuevo son dos fiestas para celebrar, no para sufrir. Del Busto sugiere luchar contra la corriente y no dejarse ahogar por el espíritu comercial de estas fechas.