Esto es guerra

“Debe añadir en el referéndum la eliminación de la inmunidad parlamentaria. Ninguno debe estar por encima de la ley”

Keiko Fujimori

La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, cuestionó al presidente Martín Vizcarra por priorizar el referéndum frente a otros temas. (Foto: Twitter)

La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, cuestionó al presidente Martín Vizcarra por priorizar el referéndum frente a otros temas. (Foto: Twitter)

Jaime Chincha
Jaime Chincha

Keiko Fujimori no quiere el referéndum. No quiere una reforma política y judicial en el país. ¿Quién asesora a la señora K? Debe ser su enemigo, pues ha cometido un error garrafal. Ha amenazado a Vizcarra, recordando lo que Fuerza Popular hizo con PPK: se atrevió a enfrentar al Congreso y lo vacamos; mira lo que podemos hacer, olvídate del plebiscito porque el siguiente serás tú.

Una candidata con 80% de desaprobación no está para ponerse en contra de la calle. Los proyectos de Vizcarra no están escritos en piedra; ella debió ofrecer su mayoría congresal para corregirlos y lograr un consenso. Que apoya la reforma y que trabajarán para llegar a diciembre. Pero, tal como se entiende en el video que publicó en sus redes sociales, repite la estrategia de la guerra. Conmina al presidente a atarse de manos y no mover una ficha más del tablero.

Es cierto que el proyecto de la reelección congresal está mal planteado. Se necesitan políticos con horas de vuelo. La reelección debe existir para alcaldes, gobernadores, congresistas e, incluso, para el presidente una sola vez. Cuatro años para todos, con posibilidad de repetir el plato y, de allí, a su casa. Vizcarra debe añadir en el referéndum la eliminación de la inmunidad parlamentaria. Ningún congresista debe estar por encima de la ley. Es más, tendría que ser un agravante a la hora de juzgarlos pues aprovechan su cargo. Pero Keiko tampoco lo planteó porque tiene techo de vidrio. Y es que si esa figura existiera, algunos de sus congresistas ya estarían en la Fiscalía, o hasta con prisión preventiva, por sus vínculos con Hinostroza.

A Vizcarra se le vienen días feos. Le toca defender la reforma, mejorando los proyectos. Yo que él, tendría la cuestión de confianza redactada en el despacho y lista para cuando suenen las alarmas antiaéreas.

Ir a portada