Espinas para un corazón
Espinas para un corazón

ESPINAR.– A tres metros sobre el cielo y a 3,920 metros sobre el nivel del mar, las espinas se clavan más fuerte en la piel. Allí donde las nubes son espectadores y al oxígeno se le marca derecho de admisión, las espinas entran y no salen. Espinar no terminó siendo una provincia, sino un lugar de dolor para Alianza Lima. Donde le hincaron el corazón, donde le atravesaron la ilusión. Fue 2-1 ante un Cienciano que lo ganó en posición adelantada.

Porque, al final, la altura no terminó castigando tanto a los íntimos como la posición, no de hombres en el campo, donde Vidales fue una nulidad, Aguirre se esforzó y Uribe no quitó muchas pelotas, sino de aplicar el reglamento. Lo describimos: a los 12', Cristian García mete un pelotazo largo y Ramón Rodríguez, casi un metro adelantado, conecta de cabeza para el primero.

Ni el juez ni su asistente se percataron. Ni Alianza ni el cielo reclamaron. En tanto, ya con la ventaja, el 'Papá' dominó en casa. Nakaya y Vásquez quitaban y jugaban con los mediapuntas Ísmodes y Pizarro. García salía por izquierda, y Ramón Rodríguez tenía el arco y la flecha en la mano.

A los 24', Carlos Orejuela quedó cara a cara con For-syth y ganó el 'blanco'. Y, a los 41', el zurdazo de Ísmodes se perdió pegado al poste. Hasta que Alianza despertó y sacó un poco de la altura que tiene su historia. Primero, Franco Navarro metió un disparo que exigió a Cisneros, a los 42', y luego fue Luis Trujillo quien incursionó por el lado zurdo.

Un nuevo intento de Diego Pizarro y una nueva respuesta de 'Ken' bajaron el telón a una obra cerca del cielo. Alianza tenía una espina clavada y no sabía cómo parar el sangrado.

CERCA, PERO NO TANTOEl entretiempo aportó oxígeno y alguna idea a los íntimos, que salieron con calma a jugar el complemento. Una calma que abandonó Emiliano Ciucci para cometer falta en el borde del área a Josías Cardozo. Penal que Ramón Rodríguez se encargó de fallar.

Valencia decidió que era el momento de crear y marcar. Adentro entonces el 'Pato' Quinteros y el uruguayo Guevgeozián a los 62'. Sin embargo, los dos ingresados y sus ocho compañeros vieron cómo Forsyth salvaba ante Pizarro, pero ya no podía con el contrarremate de Rodríguez.

El delantero volvía a estar adelantado y nadie se percató. Alianza le puso interrogante al resultado cuando, a los 70', Quinteros se la puso en el pecho a Wilmer Aguirre quien, casi cinco meses después de su único gol, volvió a 'mojar'.

Ahí nomás el equipo íntimo casi grita el empate cuando un 'balazo' de Guevgeozián reventó el travesaño a los 77'. Cienciano terminó con una chance perdida de García por izquierda, a los 81', y escondiendo la pelota como si se hubiera quedado sin aire en su propio terruño. Alianza metió un par de centros, y Peña tuvo la última con un remate que no halló el destino deseado.

Posición adelantada, espina que Alianza se trajo clavada de una provincia amiga del cielo y colega de las nubes. Astilla que molestó en el largo viaje de vuelta a casa.