(GEC)
(GEC)

Luego de que la ONPE comunicara que terminó de contabilizar las actas electorales al 100%, el día de ayer la bancada de Perú Libre salió como un resorte a presionar al JNE para que anuncie la victoria de Pedro Castillo.

Una actitud completamente antidemocrática e ilegal, pues el tribunal electoral ha explicado que “proclamará los resultados de las elecciones presidenciales luego de resolver TODAS las apelaciones sobre actas observadas y pedidos de nulidad elevadas a dicha instancia”, lo cual no ha ocurrido aún, ya que todavía hay miles de votos en juego ante esa instancia.

La prepotencia parece ser parte del ADN del partido de Vladimir Cerrón, pues un día antes el propio Castillo se autoproclamó en sus redes sociales como “presidente electo”, cuando queda mucho pan por rebanar en materia de revisiones de actas e impugnaciones de diverso calado. Así que, señores, paciencia y buen humor, tanto para ambas candidaturas como para agrupaciones y seguidores. Nada de calentones ni amenazas absurdas.

En el orden jurídico de una democracia –en el que, dicho sea de paso, debemos cuestionar cualquier propuesta inconstitucional para alterarlo– se deben respetar los procedimientos, que ya bastante cuestionados han quedado con las idas y venidas del JNE al autorizar primero un plazo para que ambos partidos presenten nulidades ante presuntas irregularidades y luego, en cosa de horas, dar marcha atrás, amparados en un formalismo que lo único que hace es introducir factores de desconfianza en uno y otro lado y que, a la larga, podría afectar la legitimidad de las nuevas autoridades.

Para proclamar la victoria de uno u otro bando se debe despejar hasta las últimas sombras de duda sobre el proceso. El JNE tiene que ser extremadamente meticuloso en ese sentido, más aún con lo irrisoria que es la diferencia que separa las votaciones en favor de las dos candidaturas y porque, cómo no, se trata nada menos que de la Presidencia de la República y el futuro del Perú.

Así que seamos todos responsables y esperemos el veredicto de la autoridad electoral en orden, con tranquilidad y sin agitar las aguas.

TAGS RELACIONADOS