DESAFORADO. Urtecho perdió su curul por recortar sueldos. (Rafael Cornejo)
DESAFORADO. Urtecho perdió su curul por recortar sueldos. (Rafael Cornejo)

Una de las páginas más escandalosas y lamentables del año pasado en el Congreso fue la denuncia contra el parlamentario Michael Urtecho por recortar los sueldos de sus trabajadores.

Nadie podía imaginar que este legislador, integrante de una iglesia cristiana, exdirectivo del Parlamento y exmiembro de la Comisión de Ética, pudiera estar involucrado en hechos que se enmarcan en situaciones delictivas al punto que fue desaforado con más de 80 votos y ahora podría terminar en prisión.

La denuncia estalló la noche del 15 de setiembre. Urtecho solicitaba la contratación para su despacho de miembros de su iglesia para beneficiarse con los sueldos. Al final, aceptó su culpa.