DOLOR. Familia asegura que era una buena madre. (Mario Zapata)
DOLOR. Familia asegura que era una buena madre. (Mario Zapata)

No solo dejó una carta en la que decía que no era feliz. Antes de suicidarse y matar a sus tres hijos, Nelva Panduro Cajahuanca (28) envió un mensaje de texto a uno de sus familiares como despedida.

"Decía que no le echen la culpa por la decisión que estaba a punto de tomar", manifestaron a Perú21 fuentes policiales.

FUE UNA SORPRESADe otro lado, los parientes de la mujer aseguraron que esta trágica noticia les llegó de sorpresa. "No sabemos qué pensar. Tenemos conocimiento de que hay una carta pero no la hemos visto", manifestó Eustaquio Panduro, padre de la suicida.

Entre lágrimas, sostuvo que su hija era una buena madre. "No nos explicamos qué ha pasado. Ella era muy trabajadora", agregó.

Explicó que no conocía a la expareja de Nelva, Ramiro Vásquez Quispe, quien –según trascendió– habría sufrido un cuadro de shock, por lo que permanece internado en un hospital en Chosica. "La justicia se encargará de determinar lo qué pasó", refirió.

Por otro lado, la hermana de la homicida, Mily Panduro, reiteró el pedido a la Policía para que investiguen "las verdaderas causas" de lo sucedido.

También contó que nunca sospecharon que Nelva se sintiera infeliz. "Ella era alegre, no nos había dicho nada sobre una pelea con su pareja", dijo.

Ambos informaron que llevarán los cuatro cuerpos a Cerro de Pasco.

TENGA EN CUENTA

- Según los vecinos, la mujer sufría de depresión y recibía tratamiento psicológico. Sin embargo, los parientes indicaron que desconocían de esta terapia.

- En su vivienda, ubicada en Chaclacayo, las dos empleadas de Nelva Panduro manifestaron que esta les dio el día libre.