ACUSADO. Aguilar Aldana admitió su grave delito. (César Fajardo)
ACUSADO. Aguilar Aldana admitió su grave delito. (César Fajardo)

El suboficial José Aguilar Aldana (41), quien –en estado de ebriedad– hirió de un balazo en la espalda a un niño de apenas 7 años, se entregó ayer a la justicia. Los familiares y los vecinos del menor casi linchan al policía en la puerta de la Divincri del Rímac.

El agente se presentó en la dependencia policial a la 1:00 de la tarde en compañía de su abogado. Ante el fiscal, admitió que el domingo estuvo en una reunión familiar en el Rímac y que había bebido licor.

Dijo que tuvo un altercado con un grupo de desconocidos y que, para amedrentarlos, hizo un disparo al aire.

El proyectil impactó en la espalda del menor de iniciales J.V.T. (7), quien miraba la pelea desde la ventana del tercer piso de su vivienda, ubicada en la calle Rivera 203, en el pueblo joven Castilla Alta.

Se informó que el agente –quien laboraba en la comisaría de Dulanto, en el Callao– había abandonado su servicio la tarde del domingo para dirigirse a una reunión familiar. Este será denunciado por el delito de lesiones graves.

"ES UN DELINCUENTE""Para nosotros ya no es más un policía, es un delincuente. Esas actitudes mellan la imagen y el esfuerzo que hacemos para mejorar el servicio", declaró el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, horas antes de que el suboficial se presentara en la dependencia policial. También pidió la máxima sanción para el mal agente.

En tanto, familiares del pequeño dijeron que esperan que la Policía no proteja a Aguilar Aldana.

DATOS

- Al cierre de esta edición, el fiscal recién había solicitado la detención preliminar del suboficial de tercera José Aguilar.

- El estado de salud del menor es delicado. Permanece conectado a un respirador artificial en el Hospital de Emergencias Pediátricas.