(EFE)
(EFE)

No me vengan a endiosar al New York Times (NYT) o al veterano periodista Bob Woodward (investigador estrella del caso Watergate), como les encanta a la caviarada y a muchos coleguitas, que les colocan como los ejemplos cumbres de la gran integridad periodística. ¿Por qué justo a poco más de un mes de las elecciones, al NYT se le ocurre sacar el récord tributario de Trump? ¿Y por qué Woodward revela recién hace poco que Trump le había confiado en febrero que el virus era muy peligroso? En política no existen casualidades: es obvio que estos dos santones están actuando más para la causa demócrata que para sus lectores (como se jactan siempre). ¿Y cuántas vidas se pudieron salvar en el planeta si Woodward no ocultaba esa confesión hasta ahora?

Nunca pensé que iba a apoyar a La República, pero este medio tuvo toda la razón en ese reciente editorial en el que critica un absurdo fallo en contra del Tribunal de Ética del Consejo de la Prensa Peruana. Que una figura pública como Yanira Dávila anuncie por Twitter que dejó de ser hincha de un equipo como noticia es insignificante, pero si es verdad, es publicable. Será una nota idiota, pero de esas hay miles ahora en las webs. Es muy lamentable que los hinchas le hayan hecho un feo apanado mediático, pero así es el mundo de hoy: a mí una vez hasta me amenazaron solo por haber comparado a un equipo con un partido político. Obligar a LR a que prácticamente se censure respecto a notas sobre mujeres y que redacte sus notas siempre de acuerdo al falaz enfoque de género es un despropósito que solo puede provenir de Diego García Sayán y de cuatro caviares más (Rubina, Canales, Ibáñez y Calderón) que NUNCA han pisado una redacción en su vida.

Sobre la actitud de varios redactores de LR respecto a su diario: renuncien si les disgusta la línea editorial. Sean valientes y coherentes, no bocones para la tribuna.

TAGS RELACIONADOS