notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

De paso, al presidente Peña Nieto no le ha temblado la mano y han apresado por malversación a la 'maestra malvada de los mexicanos', Elba Esther Gordillo, profesora que por décadas ha presidido su sindicato.

Sin duda existen paralelos con nuestro caso. Aquí también sufrimos de una pésima educación pública, incluso peor que la mexicana, con un sindicato poderoso que ha logrado evitar cualquier intento por mejorarla, manteniendo a los reformistas atados de manos.

Asimismo, el sindicato peruano maneja fondos millonarios al igual que el mexicano, aunque en el Sutep no hay hasta la fecha denuncias importantes de enriquecimiento personal de la dirigencia. A diferencia de Elba Esther, que se habría embolsillado 157 millones de dólares en los 24 años en los que ha estado a cargo. Sin embargo, es innegable que Patria Roja, partido entornillado en la cúpula hace 40 años, sí se ha beneficiado tremendamente del sindicato utilizando recursos de todo tipo para proselitismo ideológico y partidario.

En todo caso, hasta ese punto llega el parecido ya que el Perú ha tomado un camino totalmente contrario al mexicano. Humala no solo no se ha enfrentado al sindicato sino que se ha allanado, aceptando sus exigencias y archivando la incipiente reforma del profesorado que había heredado.

Con ello los niños peruanos seguirán con un futuro nublado y deberán esperar por lo menos al siguiente gobierno para tener la esperanza de que su educación no siga empeorando. Mientras que los niños mexicanos tienen ahora un horizonte claro con la seguridad de que su educación irá mejorando.