¿Y Villarán, qué?

“Aquí no vemos a la izquierda reclamar airadamente por eso (claro, si Marisa Glave e Indira Huilca fueron regidoras suyas), ni marchas de ‘progresistas’ (claro, si esos ‘tontos útiles’ marcharon antes por ella)”.

Susana Villarán

La ex alcaldesa Susana Villarán asegura que no han demostrado que ella haya recibido o pedido los aportes de Odebrecht para la campaña del No. (Foto: USI)

¿Y Villarán, qué? (Foto: USI)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Es un escándalo que por un lado desde el PJ y el MP sean tan duros con algunos y que por otro aún no se haya acusado e iniciado el juicio a Susana Villarán y todo su entorno gerencial edil, con la enormidad de pruebas y confesiones contundentes, acopiadas hace ya MUCHO tiempo, que los vinculan DIRECTAMENTE con dinero venido desde Brasil casi al mismo tiempo que se firmaban sendos contratos millonarios con OAS y Odebrecht. Aquí estamos ya hablando de acusados que eran funcionarios públicos cuando recibieron ese dinero, no meros candidatos.

Pero aquí no vemos a la izquierda reclamar airadamente por eso (claro, si Marisa Glave e Indira Huilca fueron regidoras suyas), ni marchas de “progresistas” (claro, si esos “tontos útiles” marcharon antes por ella), ni comunicados de “notables” (claro, si son sus amigos o abogados), ni activismo de actores (claro, si Mónica Sánchez, Gustavo Bueno, Christian Thorsen y media farándula se prestaron a ser escuderos de Villarán, posando con los puños cruzados para el brasileño Favre. ¡Qué ridículo hicieron!), ni ácidos comentarios de jóvenes y “reales” columnistas (claro, si fueron augustos funcionarios suyos en la promoción de inversiones), ni manifiestos de las ONG activistas (claro, si son sus amigos o muchos de sus integrantes fueron sus consultores o trabajadores), ni portadas ululantes en La República (claro, si Mirko fumó juveniles y amicales tronchos con ella en el cine Orrantia, como Villarán misma lo detalló).

El caso de Villarán está tan claro, armado y evidente como aquel de Toledo. No soy carcelero y no estoy pidiendo que sufra la misma suerte que Keiko o Nadine, encarceladas por muchísimo menos. Pero indigna observar tanto descaro en aplicar el doble rasero en nuestro “país”. Incineran a unas, blindan a otras.

Tags Relacionados:

Susana Villarán

Ir a portada