Entre Verónika y Vicente…

“Hay en estos momentos gente procesada y hasta presa –como Vicente Silva– por MUCHÍSIMO menos. Por eso entiendo que Mendoza ande medio calladita en estos tiempos”.

Verónika Mendoza arremetió contra los congresistas fujimoristas. (USI)

Verónika Mendoza demanda a PPK que aclare presuntos vínculos con Odebrecht.

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

¿La izquierda le haría la misma barra al juez Concepción y al fiscal Pérez si estos mismos le diesen diez días de detención preliminar a Verónika Mendoza por haber ella escrito, de su puño y letra, el número de la cuenta bancaria (Banco Continental/Moneda: Nuevos Soles/N° 0011 018502 000 71813 66) en donde se depositaba dinero (¿desde Venezuela?) para la campaña humalista en la agenda de Nadine? Hay en estos momentos gente procesada y hasta presa –como Vicente Silva– por MUCHÍSIMO menos. Por eso entiendo que Mendoza ande medio calladita en estos tiempos. Con esa anotación como que no le conviene ponerse a hacer mucha bulla.

-Al final, del fujimorismo se metió a mucha gente a la cárcel con una ampliación forzada de la figura de peculado, que, como en todos los países normales, solo alcanzaba al funcionario público y no cualquier parroquiano, tal como se aplicó aquí. Y hoy te acusan como si nada de un delito tan serio como lavado de dinero, sin ni siquiera establecerse el delito fuente. Además, antes NO era delito recibir dinero para las campañas, sino una falta administrativa. Cuando se lea la historia del Perú en 50 años, sentirán la misma repulsa que uno siente ahora cuando lee los excesos del Tribunal de Sanción sanchecerrista contra los leguiistas. Y como en esa época, muchos apasionados aplauden los excesos, mientras otros cobardemente callan. Este ‘país’ se pasa de bananero.

-Las ventas de vehículos volvieron a caer en octubre, acumulando ya un semestre de caída continua. ¿Se reducen solamente por el aumento del ISC de Vizcarra? ¿O la gente ha restringido estas compras por el bajo crecimiento económico y la crisis política?

-Es una delicia observar esa corte de adulones detrás de Mario Vargas Llosa desde que llegó al Perú. ‘País’ siempre cortesano...

Ir a portada