Venezuela: bloqueo petrolero o invasión

“Que EE.UU. le imponga un absoluto bloqueo petrolero a Venezuela, como el aplicado a Irán, y congele sus seis mil grifos y tres refinerías (CITGO) en los Estados Unidos, además del cierre del espacio aéreo y naval”.

"Los venezolanos lo saben, el mundo lo sabe. Venezuela vive bajo una dictadura", dijo Macri tras el inicio de un nuevo mandato de Nicolás Maduro. (Getty)

"Los venezolanos lo saben, el mundo lo sabe. Venezuela vive bajo una dictadura", dijo Macri tras el inicio de un nuevo mandato de Nicolás Maduro. (Getty)

Venezuela: bloqueo petrolero o invasión. (Getty)

"Los venezolanos lo saben, el mundo lo sabe. Venezuela vive bajo una dictadura", dijo Macri tras el inicio de un nuevo mandato de Nicolás Maduro. (Getty)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Si bien es positivo que por fin Latinoamérica –salvo por la defección del amo (Cuba), de sus lacayos (Nicaragua y Bolivia) y del México rojimiete de AMLO– haya decidido aislar definitivamente a la autocrática cleptocracia hambreadora de Venezuela, mucho me temo que esa medida será absolutamente insuficiente, pues la primitiva banda delincuencial de Maduro y Diosdado Cabello no va a soltar el poder así nomás. Además, la propia Unión Europea duda, pues los gobiernos rojimios de Grecia y Portugal, junto con una socialista España vacilante (el ingenuo canciller Borrell aún apuesta por el “diálogo” y el premier Sánchez vive atemorizado de molestar a Podemos, sus informales aliados chavistas locales), impiden la implantación de medidas mucho más duras desde el Viejo Continente. Por eso, quien tiene solo en sus manos la caída de este régimen es EE.UU. La vía más extrema a recurrir sería una invasión yanqui en Venezuela, tal como Bush I hizo con Panamá. Eso destruiría totalmente no solo al régimen, sino permitiría, tal como sucedió con las FF.AA. panameñas, la disolución del podrido Ejército venezolano, que se ha convertido en una guardia pretoriana de Maduro, tal como ocurrió con Noriega y los militares panameños. ¡Sería delicioso ver a Maduro, Cabello y otros encarcelados en EE.UU., con sus uniformes naranjas! El propio secretario de la OEA no ha descartado esa opción.

Pero existe otra alternativa a este derramamiento de sangre, que tomaría más tiempo que en el pequeño Panamá y que le daría armas a la demagogia izquierdista mundial. Eso sería que EE.UU. le imponga un absoluto bloqueo petrolero a Venezuela, como el aplicado a Irán, y congele sus seis mil grifos y tres refinerías (CITGO) en los Estados Unidos, además del cierre del espacio aéreo y naval. No creo que Maduro duraría un mes así.

Tags Relacionados:

Venezuela

Ir a portada