Copa América

Tregua (por lo menos)

“Lo más interesante es cómo votó Fuerza Popular, el partido mayoritario: 34 a favor, 14 en contra y dos abstenciones. ¿Fue por libertad de voto? ¿Fue una estrategia tipo ‘policía bueno, policía malo’?”.

Salvador del Solar

El primer ministro Salvador del Solar se presentó este martes ante el pleno del Congreso. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)

El primer ministro Salvador del Solar se presentó este martes ante el pleno del Congreso. (Foto: Anthony Niño de Guzmán / GEC)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

¡Parió Paula! Se aprobó la cuestión de confianza y, por ello, no habrá nuevas elecciones congresales. Si bien esto no es la paz, es por lo menos una tregua. Todo esto en principio, pues la política peruana es muy impredecible y de repente a Vizcarra y a Del Caviar no les gusta cómo se aprueban las reformas o los plazos y acuden a ese recurso de que tácitamente no habría habido confianza. O que los temas Chávarry e inmunidad parlamentaria vuelvan a incendiar la pradera. Sin embargo, esto pareciese lejano por el momento.

El resultado de ayer es el más positivo dentro de todo, porque no le hubiera hecho ningún bien al país esto de entrar en una campaña electoral dentro de cuatro meses, con muchas posibilidades de que salga un nuevo Congreso tan malo o hasta peor que este y con muy poco tiempo incluso para hacer las reformas que habrían originado su nacimiento. Y ese Congreso podría haber salido rojicaviar y elegir a un TC de esa tendencia. Finalmente, hubiera sido hacerle el juicio a la izquierda y sus ganas de que se descarrile el tren.

Lo más interesante es cómo votó Fuerza Popular, el partido mayoritario: 34 a favor, 16 en contra y dos abstenciones. ¿Fue por libertad de voto? ¿Fue una estrategia tipo “policía bueno, policía malo”? ¿Fue para no mostrar unanimidad en el apoyo? ¿Para evitar las tan cacareadas deserciones masivas que algunos habían pronosticado (que al final solo fueron dos)? ¿Existe una división entre “halcones” y “palomas” allí dentro, entre bartristas y tubinistas?

Lo que sí me llamó la atención de todo este proceso es que Vizcarra no haya anunciado el pedido de confianza con la vicepresidenta Aráoz al lado. ¿Distanciamiento? ¿Ninguneo? ¿Paranoia? ¿Viejos rencores? ¿Veto de la camarilla moqueguana o del consejero argentino Aguiar? Se sintió como un maltrato allí.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada