De Nicovita a pollo

“El peruano come 43 kilos de pollo al año. Lejanos pues están los días del socialismo velasquista de los 70 y 80, cuando las masas menesterosas no comían pollo, sino ‘Nicovita’, que era un alimento para pollos”.

Pollo a la brasa

(USI)

De Nicovita a pollo. (USI)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

-Goyo, Mendoza y los rojos afirman que nuestra economía de libre mercado no ha funcionado. Para taparles la boca: el consumo mensual de pollos en 2007 era de 31 millones de aves. Este año se cerrará con 61 millones de pollos. ¡Se duplicó el consumo mensual de esa proteína por mejor poder adquisitivo! El peruano promedio come 43 kilos de pollo al año y 72 kilos el limeño (eran 60 kilos en 2013). Lejanos pues están los días del socialismo velasquista de los 70 y 80, cuando las masas menesterosas no comían pollo, sino “Nicovita”, que era un alimento para pollos. ¿En Venezuela ha crecido así de explosivo el consumo de pollo? ¿En Cuba? Y Juan Manuel Robles, “escritor” rojo que trabajaba en la revista Cosas, le sugiere “gritar” a Verónika Mendoza. ¿Le estará pidiendo que “grite” sobre sus anotaciones en la libreta de Nadine, donde apuntó precisamente el número de la cuenta de donde venía dinero de Venezuela para el humalismo? Ese Robles está como el columnista Javier Arévalo de Diario 1, que antes de pontificar a los demás sobre derechos debería fijarse si el director Lévano y el propietario Belaunde Guzmán le pagan puntualmente al personal de Diario 1 los sueldos (muy bajos), gratificaciones, CTS, Essalud, vacaciones, etc. ¿Por qué no les hace la huelga que tanto reclama?

-La más mala de las películas ganó el Oscar: un mamarracho sobre una mujer que se enamora de un pensante sapo gigante... ¡Teniendo a “Tres carteles”, “Las horas más oscuras”, “Dunkerque”, Lady Bird”, “Huye”!

-Colegas, cuidado con las “sembradas”. Ayer estuvo circulando una nota errada sobre una supuesta atribución de doctorado por parte del magistrado TC Blume, una “revelación” que justo favorecía a otros… ¡Oh “coincidencia”! Ya estamos viejos para caer en esas “casualidades”.

Ir a portada