Módulos Temas Día

Demasiados eructos

“Santos es la demostración más palpable de que la educación en nuestro país ha llegado a niveles paupérrimos, que Bayly tenía razón en su célebre frase sobre los rojos, que abundan los resentidos sociales”.

Gregorio Santos estuvo 25 meses en prisión. (Renzo Salazar)
Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

“Es lindo Venezuela y su lucha indesmayable contra el imperialismo, es hermosa la lucha que libra Lula en Brasil (…) ¿Tú conoces a Maduro? Estoy seguro de que no lo conoces, esta pregunta te la ha dictado el monopolio comercial de Lima (…) Dictadura es la de aquí”. ¿Estas sandeces, elogiando a una narcodictadura hambreadora y a un ladrón que tanto daño le ha hecho al Perú, las eructó un borracho? No. Las eructó esta semana el comunista Gregorio Santos. Y un brillante guardaespaldas suyo eructó aún más fuerte, agregando que el Banco Mundial manipulaba las noticias de Venezuela... Uno se reiría de estos si no fuera que Santos casi saca el 5% en la última elección presidencial (613 mil votos) estando detenido y en Cajamarca es un dios. Santos es la demostración más palpable de que la educación en nuestro país ha llegado a niveles paupérrimos, que Bayly tenía razón en su célebre frase sobre los rojos, que abundan los resentidos sociales, que a mucha gente no le importa votar por procesados por ladrones y que cualquier, cualquier, cualquier cosa puede ser un “político” aquí.

- Colega Fernando Vivas, tan malo es ser xenófobo y racista como homófobo. Si siempre te quejas del segundo, no seas entonces como los dos primeros. Tu postura ayer en tu columna de EC de restringir el ingreso de venezolanos porque son “blancos” es digna de Antauro Humala o su excéntrico viejo. ¡Un eructazo!

Y no seas ingrato, Vivas. Venezuela SÍ nos abrió las puertas en los horripilantes 70 y 80. Es más, yo viví un tiempito allá en 1998 y era uno de los poquísimos países del mundo que nos recibían a los apestados peruanos con las puertas abiertas en aquel entonces. Sacabas cédula de residencia en un muy pocos días. Lo viví. No seas “Antauro Vivas”, por favor. No eructes como Goyo o su “chaleco”.

Leer comentarios ( )

Ir a portada