La eficiente maquinaria caviar

“García regresó confiado a Lima y justo en la mañana que iba a presentarse ante el fiscal Pérez, ‘casualmente’ el IDL le suelta un documento nuclear. ¿Resultado? García ya con impedimento de salida”.

Alan García

El Poder Judicial dictó el sábado un impedimento de salida del país contra Alan García.  (FOTO USI)

El Poder Judicial dictó el sábado un impedimento de salida del país contra Alan García.  (FOTO USI)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

No era necesario ser un zahorí –aquel que con una “y” de madera practica la rabdomancia para encontrar agua subterránea– para predecir que, tras el fujimorismo, la todopoderosa ONG IDL se concentraría en el Apra. Estaba cantado, como lo pronostiqué. Y así sucedió: García regresó confiado a Lima y justo en la mañana que iba a presentarse ante el fiscal Pérez, “casualmente” el IDL le suelta un documento nuclear. ¿Resultado? García ya con impedimento de salida y es muy probable que termine muy pronto con una prisión preventiva (se rumora que ya sale una segunda nuclear para asegurar esto). ¡Aquí se ha dado toda una serie de jugadas “en pared”, a lo Sotil-Cubillas! Es que con tantas de estas “casualidades” sorprende que un tipo tan corrido como García haya caído como un corderito en una emboscada tan avisada.

Pero los caviares no bajan la guardia –hay que reconocer su constancia– y su guerra continúa en otros frentes, sea para recapturar, sea para conservar su tremendo poder. Uno es el Ministerio Público, donde están concentrados en sacar a Chávarry. Otro es el Tribunal Constitucional. Allí la tarea es o impedir que este Congreso nombre a los cinco miembros que toca renovar o conseguir que se prorrogue su mandato hasta 2021, con lo cual la actual mayoría caviar de Eloy & su combo seguiría mandando allí. El último frente es la presidencia del Poder Judicial, a renovar en diciembre. Un primer plan sería conservar al frente a Prado Saldarriaga, que es tan caviar o más aún que San Martín (otro que sigue pasando piola). Pero su mandato es claramente temporal, por lo que sería muy difícil. Por eso la carta caviar sería el vocal Lecaros, aquel que fue el ponente de la aberración jurídica cometida en contra mía. Candidato perfecto para ellos: caviar y capaz de estas cosas.

Tags Relacionados:

Alan García

Ir a portada