Una dulzura

“Sería interesante que el Consejo de la Prensa establezca algunos parámetros (...) como que no se deban publicar notas sobre el titular de un ente estatal si es que ha salido un aviso de ese ente”.

Daniel Adolfo Córdova Cayo

Daniel Adolfo Córdova Cayo | Ministerio de la Producción (Presidencia)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Hay cosas que me hacen sonreír: el miércoles 4 de abril aparece un aviso a media página de Produce (“Carta abierta del ministro de la Producción a los pescadores artesanales”. página 25) en La República y precisamente ese mismo día figura una nota, con fotito, donde el nuevo ministro que ocupa Produce es el protagonista (“Ministro Daniel Córdova aseguró que la pesca artesanal será su prioridad”. página 14). “¡Oh, casualidad!”, uno piensa.

Pero luego aparecen casi diariamente sendas notas sobre el mismo ministro, ninguna en tono crítico y siempre con su fotito (“Pescadores levantan paro nacional tras acuerdo con Produce”. Jueves 5, página 13. “Produce retomará Plan de Diversificación Productiva”. Sábado 7, página 14. “Ministro Córdova y Piero Ghezzi se reúnen por diversificación”. Domingo 8, página 19). O sea, solo faltó una nota el viernes 6 para que toda una generosa cobertura a un ministro sea seguidita de miércoles al domingo. Qué casualidad, ¿no? Y salvo la nota sobre el fin de la huelga, el resto eran notas secundarias. ¡Esos titulares de LR sobre Córdova ya parecían las portadas de El Peruano en la época de Humala! Después LR no ande crucificando a Mulder y a Vitocho por la apodada “Ley Mordaza” cuando estos dos critican la publicidad estatal. Y sería interesante que el Consejo de la Prensa establezca algunos parámetros para que no se vean este tipo de casualidades. Como que no se deban publicar notas sobre el titular de un ente estatal si es que ha salido un aviso de ese ente.

Como nos decían antes nuestras madres: “Chicos, no sean dulceros… ¡Cuidado con la diabetes! ¡No coman ‘cherry’! ¡No le metan tanta mermelada al pan!”.
Sé que por criticar a Latina o a LR no soy nada simpático en el gremio. Pero mi chamba no es ser simpático.

Tags Relacionados:

Ensayos impopulares

Ir a portada