La derecha suicida

“Es una lástima cómo se han casi evaporado el fujimorismo y la derecha tecnopolítica limeña por sus necedades. Entre PPK y Zavala han sepultado a la segunda como opción política”.

Daniel Salaverry, Miguel Torres, Cecilia Chacón y Rosa Bartra son las opciones de Fuerza Popular. (USI)

Daniel Salaverry, Miguel Torres, Cecilia Chacón y Rosa Bartra son las opciones de Fuerza Popular. (USI)

Daniel Salaverry, Miguel Torres, Cecilia Chacón y Rosa Bartra son las opciones de Fuerza Popular. (USI)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Es una lástima cómo se han casi evaporado el fujimorismo y la derecha tecnopolítica limeña por sus necedades. Entre PPK y Zavala han sepultado a la segunda como opción política (por el momento, algunos de sus congresistas han escogido ser comparsas incondicionales de Vizcarra, después de que le ignoraron desde sus cargos durante el ppkeísmo y hasta le acusaron de traidor en los días finales de ese naufragio), mientras que el fujimorismo recibió un popular y poderoso destroyer con 72 cañones y hoy apenas es una corbeta errática y a la defensiva. Algunos tuvimos, lo confieso, la esperanza de que el fujimorismo se convierta en ese estable partido de derecha popular que el Perú tanto ha necesitado desde la caída del leguiismo en 1930 (el ppkeísmo fue, más bien, un intento de resurrección del añejo civilismo pardista, de esa política diseñada desde exclusivos clubes sociales y con poca empatía con lo popular), que este keikismo siga los pasos de partidos como el salvadoreño Arena, la chilena UDI o el PP español, partidos que supieron abandonar su pasado autoritario y a sus patriarcas para modernizarse institucionalmente e insertarse así sólidamente en la competencia democrática, con bases populares, cuadros políticos y convocatoria a tecnócratas.

Pero no. Esa esperanza parece ya haber caducado por tanta torpeza agresiva y falta de ideas. Cierto es que desde el viejo antiaprismo del siglo XX, a ningún otro partido le han dado tan dura y sostenidamente desde los medios, pero el fujimorismo puso mucho de su parte y hoy ha acabado pareciéndose al confundido odriismo de 1967. Lo más preocupante es que un ocaso del fujimorismo puede significar la ruptura de ese dique naranja que frenaba la marea roja entre las clases populares y ese voto se puede ir a cualquier irresponsable…

Tags Relacionados:

Fujimorismo

PPK

Ir a portada