Sigue actualizado en nuestra APP

Dejen de ser focas que aplauden

“No van a ser ‘fujiapristas’ por cuestionar a Vizcarra. Dejen de ser también tan miedosos de las redes y tan pendientes del ‘qué dirán’ de los caviares o del humor y aplausos de la mayoría”.

Mensaje a la Nación,Martín Vizcarra

El presidente Martín Vizcarra dio su Mensaje a la Nación desde el Congreso de la República. (GEC)

El presidente Martín Vizcarra dio su Mensaje a la Nación desde el Congreso de la República. (GEC)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Coincido 101% con lo escrito ayer aquí y declarado donde Jaime Chincha hace poco por Beto Ortiz: es lamentable que un tan mayoritario sector de la prensa esté tan echado con Vizcarra. Entiendo –es humano– que se puedan tener simpatías políticas, ser algo condescendiente con un gobernante que se crea está tratando de hacer las cosas bien o se siga una ya vieja e invariable línea de apoyar ciegamente a quien se ve que está contra tu archienemigo (como Mohme y La República, que se alinean incondicionalmente con quien sea antifujimorista o antiaprista, así sea esa cosa tan repulsiva como Salaverry). Pero esta masiva conversión de tanto medio, coleguita y columnista a “waripoleras” de Vizcarra (Beto les llama así. Yo les llamo “las focas que aplauden”) es penosa. ¡Encima, como también bien resalta Beto, con Vizcarra, un tipo tan gris que está “dirigiendo” un gobierno al que el adjetivo “mediocre” le condecoraría! ¡Es el peor presidente en gestión económica y obras en lo que va del siglo! No voy a dar nombres porque muchos son amigos a quienes les tengo cariño, tienen una trayectoria respetable, me parece falaz y ruin que les acusen de “mermeleros” y no tengo muchas ganas de pelearme desde lejos, pero les invoco a que se desahueven. No solo dañan su prestigio personal (el oficialismo extremo siempre pasa la factura después…), sino también aquel de esta profesión, tan venida a menos y ya en trance de extinción.

No van a ser “fujiapristas” por cuestionar a Vizcarra. Dejen de ser también tan miedosos de las redes y tan pendientes del “qué dirán” de los caviares o del humor y aplausos de la mayoría. Esta ingrata profesión se basa precisamente en ser antipático e impopular. El maestro Orwell definió a la libertad de prensa como “poder decirles a los demás aquello que no les gusta”.

Tags Relacionados:

Aldo Mariátegui

Ir a portada