Módulos Temas Día

¡Boten a esos cuatro abusivos!

“Se permite que el TC lo haga a su capricho, su función de contrapeso de los poderes del Estado quedaría desnaturalizada por un ejercicio arbitrario y abusivo de su propio poder...”.

“(La investigación) esperamos terminarla la próxima semana”, refirió el magistrado Ramos. (Perú21)

“(La investigación) esperamos terminarla la próxima semana”, refirió el magistrado Ramos. (Perú21)

“(La investigación) esperamos terminarla la próxima semana”, refirió el magistrado Ramos. (Perú21)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Transcribiré partes de un reciente estupendo editorial de Semana Económica sobre esos cuatro juristas humalistoides del TC, agresores legales contra nuestra Marina: “En un intento de quitar piso al pedido de acusación constitucional ante el Congreso que enfrentan por su decisión en el caso El Frontón, cuatro magistrados del TC recurrieron la semana pasada a la CIDH (…) resolvieron que El Frontón es un caso de lesa humanidad; por tanto, imprescriptible (…) la CIDH no debería otorgar el respaldo (…) la sentencia había sido expedida por los anteriores magistrados del TC en el año 2013 y denegaba la imprescriptibilidad (…) los cuatros jueces mencionados decidieron ‘interpretar’ que el ex magistrado Juan Vergara Gotelli se había ‘equivocado’ (…) pues había querido votar en el sentido contrario (…) Vergara sostuvo que la calificación del delito corresponde a los juzgados ordinarios y no al TC, y que indudablemente no podía existir lesa humanidad en el Perú antes de 2002 (cuando entró en vigor el Estatuto de Roma). Los otros magistrados sostenían que la lesa humanidad sí existía en el Perú –como principio general del Derecho Internacional–, pero no era aplicable (…) La argumentación de Vergara (…) de ninguna manera permite inferir que quisiera votar por calificar El Frontón como un supuesto de lesa humanidad imprescriptible.

No alcanzan las palabras para describir el nivel de aberración que entrañan los actos descritos (…) se permite que el TC lo haga a su capricho, su función de contrapeso de los poderes del Estado quedaría desnaturalizada por un ejercicio arbitrario y abusivo de su propio poder (…) pierde credibilidad la insinuación de que la acusación constitucional es una maniobra del fujimorismo (…) Ellos decidieron cambiar –vía ‘interpretación’– el sentido de una sentencia”.

Leer comentarios ()