Bambearon a Salvador

“Como es típico en este tipo de líderes, Rojas mantiene un doble discurso, que es radical allá (alimentado con el miedo de acabar linchado) y conciliatorio en Lima. Así continúa esta folclórica tragicomedia”.

Salvador del Solar

El primer ministro Salvador del Solar estuvo presente durante el debate del voto de confianza. (Foto: Anthony Niño De Guzmán / GEC)

Bambearon a Salvador. (Foto: Anthony Niño De Guzmán / GEC)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

-Como era previsible, sigue confuso el panorama en Las Bambas y aún ignoramos cuándo se levantará el bloqueo. Gregorio Rojas no era el plenipotenciario de su comunidad que el ingenuísimo Del Solar supuso y finalmente lo que firmó deberá ser revalidado por sus pares, en lo que me imagino será una asamblea caótica. El mismo Rojas ha mellado las negociaciones, pues afirmó que fue “presionado”. Y, como es típico en este tipo de líderes, Rojas mantiene un doble discurso, que es radical allá (alimentado con el miedo de acabar linchado) y conciliatorio en Lima. Así continúa esta folclórica tragicomedia, con un premier que presto se humilla ante bloqueadores de caminos y que termina acudiendo a los curas como mediadores, como si estuviéramos en un pueblo del siglo XIX, con el curita haciendo amistar a dos borrachos en la cantina. ¿Se debió negociar allá, para obtener resultados más rápidos o era meterse en la boca del lobo, además de humillarse demasiado? ¿Existen congresistas por Apurímac? ¿Por qué estos no mediaron entre los revoltosos y el Ejecutivo, como se supone que es su chamba? ¿Los curas reemplazan a los congresistas como actores políticos? ¿No aprendimos nada de la crisis de Conga? Todo esto es de pena. Lo peor de todo es que la moraleja será “bloquea tu mina, que no te pasará nada, el gobierno te besará los pies (con la bendición del cura) y tú podrás sacar mucho billete, entre tu acto violento y tu actuación como el pobrecito de la película”.

-Se debe escuchar a las dos partes y se deben exigir pruebas antes de incinerar tan ligeramente a quienes son acusados de violencia doméstica, como veo que está sucediendo con un colega. No basta la palabra de una parte, que se puede estar cayendo en una calumnia de la que es muy difícil recuperar el buen nombre.

Tags Relacionados:

Salvador del Solar

Ir a portada