Sigue actualizado en nuestra APP

Aldo Mariátegui: ¿Quién paga esa movilización?

“¡Y pésimo ese anuncio de PPK de que va a recibir a estos extremistas de Conare, Proseguir y Puka Llacta en Palacio! ¡Esa torpeza dinamita al más moderado sindicato nacional”.

notitle
Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

¿Quién ha financiado la llegada, alimentación y estadía de esos varios centenares de maestros provincianos que han llegado a Lima? No insulten mi inteligencia con respuestas como "de su peculio" o "han hecho su chanchita". Así nomás no se moviliza tanta gente con un solo propósito. ¡Y pésimo ese anuncio de PPK de que va a recibir a estos extremistas de Conare, Proseguir y Puka Llacta en Palacio! ¡Esa torpeza dinamita al más moderado sindicato nacional y le otorga estatus y reconocimiento oficial a estos rupturistas extremistas! ¡Y tan cobarde no se puede ser a los 78 años! PPK ha vivido, como todos los que tenemos sobre los 40 años, un montón de paros como para asustarse así. Sereno, moreno. No se les paga un real si no trabajan, se procede con los despidos de ley a los cinco días y se aguanta el berrinche hasta que se acabe. Si no les gusta lo que se les puede pagar, no quieren probar su capacidad con exámenes y exigen estabilidad laboral absoluta al Ministerio de Educación, pues que vayan a buscarse el colegio privado que les abone esos cuatro mil soles al mes, les garantice el puesto para siempre, les permita romper cosas como protesta, les tolere sus rojadas y les ascienda solo por años cumplidos. ¡A ver si esos colegios privados existen! ¡A ver si en el sector privado les van a soportar tanta majadería! Boloña ya nos enseñó en los 90 que con firmeza se acaban los paros magisteriales, aunque sea aguantando tres meses y medio sin clases, como sucedió en aquel entonces. Lo ideal sería hacer un trueque con Venezuela: traer maestros de allá –que ya saben lo que es la izquierda y vendrían felices– y enviar allá a todos estos "pukallactas", "conares" y "proseguires" para que gocen del Paraíso chavista y dejen estudiar a los chicos aquí.

Ir a portada