4 = 5

“Duberlí Rodríguez admitió este viernes ante la Sala Plena que hacía unos meses había detectado la presencia de 800 miembros o simpatizantes del Movadef esparcidos por todo el Poder Judicial”.

TC ampara mujer que denunció violación sexual

TC deberá pronunciarse. ( Perú21)

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

- ¡Nueva interpretación auténtica! Gracias al TC, ahora sé que cuatro votos equivalen a los cinco necesarios para una inconstitucionalidad. ¡Ese bloque humalista/caviar en el TC de Eloy y sus comparsas se pasan! Pero sale una escandalosa salvajada legaloide como esta y se recibe silente o amable. No pues…

- Una fuente –extremadamente confiable– me contó que Duberlí Rodríguez admitió este viernes ante la Sala Plena que hacía unos meses había detectado la presencia de 800 miembros o simpatizantes del Movadef esparcidos por todo el Poder Judicial. Bastaría acceder al acta de dicha reunión para confirmar esa noticia, que sería terrible de ser cierta. Urge pues la mayor transparencia y que los vocales supremos confirmen o desmientan esto.

- ¿Le dejará la caviarada a Pedro Chávarry asumir la jefatura del Ministerio Público este próximo lunes 23 de julio? ¿Soltarán el control del MP así nomás? Suspenso…

- En medio del tráfago actual, me sorprendió mucho este lunes encontrar una inundación de avisos estatales en el chavista-mendocista Diario 1. Eran tres avisos grandes, todos de Provías-Ministerio de Transportes ubicados en las páginas 5-6-7. ¿El ministro Trujillo aprobó esto? También en La República he visto, muy recientemente, numerosos avisos estatales de Indecopi, MEM, ONPE, Serfor y el INIA. ¿A qué se debe tal corona precisamente en estos medios izquierdistas y por qué los otros medios no tienen esa suerte? ¿Y eso no es malversación (incluso esa ley Mulder prohíbe avisos así ya estén previamente contratados a ella)? ¿Y por qué se viola la ley? Esa ley nos desagrada, pero hay que cumplirla hasta que se cambie o, si no, acojámonos a la anarquía y que cada uno haga lo que le da gana: el periodismo no puede exigirles a otros atenerse a la ley si el periodismo también la viola.

Ir a portada