DISTANCIA. El acercamiento con Fernández quedó en saco roto. (AP)
DISTANCIA. El acercamiento con Fernández quedó en saco roto. (AP)

Mientras fue cardenal de Argentina, el hoy papa Francisco tuvo una relación áspera con el kirchnerismo. Aunque los enfrentamientos con Néstor Kirchner (2003-2007) fueron más agudos, el distanciamiento con la mandataria Cristina Fernández llegó a su punto máximo tras la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Kirchner no asistía a los Te Deum que brindaba Jorge Bergoglio cada 25 de mayo (una tradición que se remontaba a 1810) y, desde 2006, el jefe de Estado y, luego, su sucesora asistieron a esta misa en otras ciudades.

Con la llegada de Fernández al poder, la relación pareció mejorar, pero la cercanía de Bergoglio con el sector agropecuario durante la crisis de 2008 volvió a tensar la cuerda. Los gestos de acercamiento que hubo se debilitaron cuando el cardenal emitió un documento en el que llamó a terminar con la "crispación social".

CRITICAN SU SILENCIOMientras miles de argentinos celebraban el ascenso de su compatriota al Trono de San Pedro, la prensa afín al kirchnerismo cuestionaba "su silencio" durante la dictadura militar de 1976 a 1983.

El periodista Horacio Verbitsky, del diario Página/12, señaló que Bergoglio se hacía el desentendido con los abusos cuando otros jesuitas denunciaban los crímenes del régimen.

Por su parte, el sociólogo Fortunato Mallimacci, de la Universidad de Buenos Aires, afirmó que "la historia lo condena: lo muestra como alguien muy cercano al poder militar durante la dictadura".