notitle
notitle

Nano Guerra García,Opina.21nano@somosempresa.com.pe

En mi último viaje a la ciudad de Pucallpa, un periodista se me acercó y me dijo que él también se siente un emprendedor.

Me comentó que empezó con nada y que hoy tiene una radio. A esto, le contesté que por supuesto, ya que el emprendedurismo es una filosofía para todos y que incluso los artistas, los intelectuales y los que tienen proyectos sociales, todos ellos son o pueden ser emprendedores.

Lo importante es que usen su razón y que el producto de su creatividad sea ofrecido a los demás y se reciba, a cambio, un valor entregado voluntariamente.

Esto significa que el aplauso que recibe un artista, la aceptación de una teoría y el pago por un producto, de alguna manera, son iguales.

En otras palabras, ninguna de estas actividades es mejor que otra, y los que las llevan a cabo son emprendedores.

Entonces, él me responde que por esta razón busca todos los domingos esta columna que aparece en Perú21, porque se siente identificado con lo que aquí se plantea y se propone a debate.

Gracias a este encuentro reflexiono y le digo que este es uno de los aspectos extraordinarios de la ideología emprendedora; esta no inventa una realidad, pero la explica.

Y esta es la realidad de la mayoría en nuestro país: la gente que, como este amigo comunicador, se esfuerza todos los días, aun en contra de un aparato que parece querer hundirnos constantemente. De más está decir que no lo lograrán.