José Mamani y Javier Ochoa. (Difusión)
José Mamani y Javier Ochoa. (Difusión)

BOGOTÁ (Reuters).– La guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) secuestró a cinco trabajadores de una minera canadiense, entre ellos dos peruanos, en un intento del grupo rebelde por presionar al Gobierno a entablar un diálogo de paz como el que sostiene con las FARC.

Los peruanos, identificados como José Antonio Mamani Saico (35), del Cusco, y Javier Leandro Ochoa Aguilar, de Arequipa (52), fueron plagiados en un campamento de la minera Braeval Mining ubicado en una zona rural del municipio de Norosí, en el departamento de Bolívar (norte). El rapto fue cometido por 25 terroristas.

El Gobierno colombiano ha desplegado una operación de rescate por cielo y tierra, y el presidente Juan Manuel Santos afirmó que ya tienen en la mira a los terroristas. El ELN es la segunda guerrilla de Colombia, después de las FARC, y posee 1,500 combatientes.