notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

Elegir adecuadamente una pareja es algo primordial, pues el mundo ya no es como antaño donde los padres decidían con quién se casaría la hija. Las elecciones, por lo general, se realizan por aspectos físicos de la pareja: el novio obedece ciegamente los sentimientos que en ese momento lo inundan. Esto es una elección incompleta que poco puede garantizar una unión larga y feliz. Sabemos que hay que empezar por conocer claramente cuál es el carácter de fondo de la persona, si es violenta y si trata con cariño a su pareja. Un segundo punto es la capacidad de comprometerse profundamente con ella, ser una persona que puede acompañar, ayudar, recordar sus necesidades y salir al paso de las mismas, con claros gestos de colaboración. Sobre la atracción por la belleza, pensamos que es importante porque aumenta el deseo y es el camino para que la vida íntima crezca y se realice adecuadamente, pero no puede ser la causa principal. La pareja debe casarse en el conocimiento real y profundo de la persona, incluir sentimientos, espiritualidad, su forma de entrega y su veracidad. Con esto, la felicidad se puede lograr.

TAGS RELACIONADOS