notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

Muchos divorcios se evitarían si se tuviera en cuenta que la elección del marido debe ser un acto muy bien meditado y, sobre todo, libre de influencias. Se debe considerar que cuando una mujer empieza a tomar en serio a su enamorado es cuando más debe ubicarse en una posición independiente, libre de presiones, pues los familiares siempre esperan un 'mejor novio para la linda hija', y es así como puede pasar el tiempo y jamás llegar la pareja ansiada. También es cierto que hay que conocer mucho al candidato; para ello es imprescindible saber cuál es su carácter. Otro factor es el manejo de la violencia del candidato: si es una persona irascible, intolerante o trata mal a otros, es de esperar que haga lo mismo con la esposa. Esto se puede conocer con una discreta investigación de cómo y por qué terminó con sus anteriores parejas, asegurándose de que la causa no hayan sido desbordes violentos. Importa también conocer sus valores, si habla mal de personas ausentes, si es criticón o intolerante y cuánto y cómo ama a sus padres o a los niños de su familia. Solo así puedes esperar un matrimonio feliz.