FUERA DE CONTROL. Obama habló con Hollande para tratar de explicarle lo inexplicable a su aliado. (AP)
FUERA DE CONTROL. Obama habló con Hollande para tratar de explicarle lo inexplicable a su aliado. (AP)

PARÍS (AFP).– Estados Unidos se vio envuelto en una nueva controversia con aliados luego de que Francia y México le demandaran explicaciones por el espionaje de millones de llamadas telefónicas y correos electrónicos.

En conversación telefónica con su par norteamericano Barack Obama, el presidente francés François Hollande pidió que "sean dadas todas las explicaciones".

Por su parte, la Casa Blanca dijo que ambos mandatarios "hablaron de las recientes revelaciones de la prensa, algunas de las cuales distorsionaron nuestras actividades y otras destacan dudas legítimas de nuestros amigos y aliados sobre la forma en que nuestros programas (de Inteligencia) son realizados".

Antes de la comunicación, la Casa Blanca había restado trascendencia a las quejas de Francia alegando que "todos los países" realizan operaciones de espionaje.

"Hemos dejado en claro que Estados Unidos recoge información de Inteligencia en el extranjero del mismo tipo de la que recogen todos los países", explicó la portavoz de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Caitlin Hayden.

El ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, convocó de "inmediato" al embajador de Washington en París.

En el caso de México, la revista alemana Der Spiegel reveló que la NSA intervino los correos electrónicos del expresidente Felipe Calderón en el 2010. El Gobierno mexicano señaló que son prácticas ina-ceptables y le pidió explicaciones a Washington.

TENGA EN CUENTA

- Según el diario Le Monde, la NSA efectuó 70.3 millones de grabaciones de datos telefónicos de franceses entre diciembre de 2012 y enero de 2013, al citar documentos del exconsultor de la NSA Snowden.