notitle
notitle

Nadie parece recordar que en la primera vuelta de las próximas elecciones hay una tercera cédula de votación. Conocemos la que definirá quién será presidente y la segunda para elegir congresistas. Pero hay una tercera: la elección de los 5 parlamentarios andinos.

¿Qué hacen? "Los parlamentarios andinos realizan labores de gestión parlamentaria, desarrollo normativo y representación popular en temas vinculados al proceso andino de integración como educación, movilidad, migraciones, derechos sociolaborales, energía, medio ambiente y cambio climático, convivencia y seguridad ciudadana, seguridad y soberanía alimentaria, competitividad y emprendimiento, entre otros". ¿Alguien podría señalar un aporte del Parlamento Andino al desarrollo de nuestros pueblos? Lo dudo, y existe desde 1979.

Las decisiones del Parlamento Andino no son vinculantes; es decir, no son de cumplimiento obligatorio. Son recomendaciones, sugerencias, propuestas que a la fecha no han tenido ningún impacto ni relevancia. Pero existe y ahí está. Ese espacio político puede seguir como está, pasando desapercibido, o podría ser utilizado para impulsar cambios de fondo en la Comunidad Andina (CAN). Trabajar desde adentro del sistema para promover la modernización, la integración al mundo, de un proceso ya obsoleto. La CAN, cuyas decisiones son ley nacional, no puede ser una barrera para nuestro desarrollo.

Hay que promover no solo el libre mercado de bienes entre nuestros países. Debemos avanzar en la liberalización de los servicios y las inversiones, en temas financieros, transporte transfronterizo, compras gubernamentales y cientos de reformas que permitan a la CAN salir de la parálisis en la que se encuentra.El Parlamento Andino debe ser tomado en serio y utilizar el espacio y las herramientas de que dispone para dar las batallas que se necesitan para impulsar un cambio de fondo en la CAN.