notitle
notitle

Para llegar al sillón presidencial, los candidatos buscan actuar con suma prudencia, ya que cualquier cosa que digan puede ser utilizada en su contra. Optan muchas veces por hacer propuestas poco controversiales, líricas, o adoptar posiciones estudiadamente controversiales que les den gusto a las "grandes mayorías".

Candidatos han ido y venido, reinventando posiciones, para estar a la altura de su voracidad de votos. Unos ejemplos son la unión civil, el aborto por violación o la 'ley Pulpín'.

Sin embargo, hay otros temas que muchos candidatos definitivamente evitarán tocar y harán lo posible para que la pregunta no llegue en sus preciosas entrevistas. Son temas que hay que enfrentar, pero que políticamente podrían no solo no sumarles votos, sino que una respuesta clara y honesta, piensan, podría tumbarlos.

¿La privatización de Petroperú está en discusión? Una empresa estatal que acaba de contaminar los ríos Chiriaco y Marañón, que probablemente deba pagar más de 59 millones de soles de multa con plata de todos los peruanos.

Una empresa que, abusando de su posición en el mercado, mantiene altos los precios de los combustibles, a pesar de que el precio del petróleo está en el suelo. Que sueña con una refinería muy costosa que todos los peruanos pagaremos. ¿Se privatizará?

Sedapal es otro tema. Es inaudita la poca cobertura de agua potable y el pésimo servicio que ofrece esta empresa pública.

Gran parte del abastecimiento de agua ya está, en la práctica, privatizado. El sector privado ofrece agua en camiones cisterna, muchas veces informales e insalubres, que cobran precios exorbitantes a los más pobres por unos baldes del líquido. ¿Se discutirá su privatización?

También está el pago de la deuda agraria y varios otros temas más, difíciles, pero que los candidatos a la presidencia deben enfrentar y no correrse de donde las papas queman.