notitle
notitle

Descubierto el gas en 1984, el proyecto de Camisea demoró 20 años en hacerse realidad. Por falta de decisión política, por una severa oposición de dirigentes de izquierda, el Perú perdió 20 años en obtener los beneficios que el gas hoy nos ofrece.

Hoy, en campaña electoral, los políticos hablan de renegociar los contratos, de hacer que el gas llegue a más peruanos, de utilizar mejor el gas para impulsar otros sectores económicos, como la petroquímica, pero nadie cuestiona la importancia del gas como elemento fundamental para el desarrollo de nuestro país.

Por otro lado, el "boom" de los precios altos de los minerales benefició enormemente al Perú en los últimos años, ofreciendo los recursos necesarios para avanzar hacia el desarrollo. El Perú creció y la pobreza disminuyó. ¿Pudo aprovecharse mejor? Definitivamente sí.

Hoy el Perú, gracias a los movimientos "antimineros", tiene paralizados miles de millones de dólares en proyectos mineros que no despegan. El Perú no habría podido aprovechar el "boom" de los minerales si no hubiera tenido mineras instaladas, listas para trabajar, explotar y vender los recursos que el mundo demandaba en etapas de crecimiento. Ahí estuvimos listos y pudimos aprovechar la oportunidad.

No se sabe si los precios de los minerales volverán a ser los de antes, pero lo que sí es seguro es que la demanda en el futuro aumentará y así los precios subirán nuevamente. ¿Ahí nos encontraremos con proyectos paralizados o con proyectos modernos, ambiental y socialmente responsables, listos para operar y que nos permitan aprovechar y obtener los beneficios que la naturaleza le ha dado al Perú?

Tenemos que estar listos y poner en marcha proyectos mineros que cumplen con los requisitos de ley para operar, hoy paralizados. Necesitamos políticos capaces de hacer realidad estos y otros proyectos. No perdamos 20 años más.