notitle
notitle

En el 2001, el 55% de los peruanos eran pobres. Hoy, la pobreza sigue instalada en el Perú: 22% de la población sigue en estado de pobreza. Dicho eso, no podemos negar que reducir la pobreza en 33 puntos en los últimos 15 años es un logro que no muchos países pueden exhibir.

Luego de la apertura de la economía de los 90, los siguientes gobernantes, incluido el actual, han mantenido, de una u otra forma, un modelo económico que ha permitido que los peruanos vayamos alcanzando un mejor nivel de vida, pero aún falta un largo y difícil camino por recorrer.

Quien obtenga la presidencia el próximo 5 de junio deberá continuar con el exitoso camino que venimos siguiendo, a diferencia de otros países en la región, como Argentina, Venezuela, Brasil, Ecuador, Bolivia, entre otros, y retomar el ritmo de crecimiento que permita que cada vez haya menos pobres en el Perú.

PPK ya lo ha hecho, sabe cómo hacerlo y ha sido exitoso cuando le ha tocado la oportunidad. Fujimori no ha tenido experiencia, pero reconozcamos, se ha venido preparando y tratando de armar equipos técnicos que la ayuden a gobernar en caso de llegar a ocupar la presidencia. Pero me da la impresión de que Fujimori se ha preparado más para ser candidata que para ser presidenta.

En la primera etapa, el fujimorismo ha sido exitoso, ha logrado colocar a 73 congresistas en el Parlamento, impresionante cantidad con la que cualquier gobernante desearía contar.

PPK no tiene mayoría en el Congreso, por lo que tendrá que generar alianzas y consensos de llegar al poder. Pero, nuevamente, PPK tiene la experiencia, ya lo ha hecho.

Lo que es absurdo es que tengamos que esperar dos meses para una segunda vuelta. Dos meses que desgastan la relación entre las dos opciones con posibilidades de gobernar. Relación que, pasado el 5 de junio, tendrán que reconstruir por el bien del Perú.